Hablar de inclusión es hablar de democracia, de habitar aquellos espacios en el que todas las voces se unen, se entrelazan y dialogan. Lugares de interacción, como el que brinda la literatura, para que las personas se encuentren y puedan construir un relato sobre sí mismas y sobre el mundo más allá —o a partir de— la condición y peculiaridades que tengan.

Abrimos en este curso un espacio de reflexión sobre este tema, en la que no faltarán sugerencias y recomendaciones para la preparación de sesiones inclusivas tanto de sesiones de animación a la lectura como de narración oral.